domingo, 18 de septiembre de 2011

Mi recuerdo favorito.

       Mi recuerdo favorito se guarda en un lugar especial de la memoria, entre las cosas importantes y aquellas que me hacen sonreír. Está ya algo desgastado por el uso, pero a veces me golpea sin avisar. Me invade una ola de nostalgia repentina y casi puedo volver a oler la lluvia y ver las calles mojadas. Cierro los ojos y las imágenes se vuelven cada vez más nítidas aunque nunca  llegan a ser del todo claras. Intento agarrarlo, detenerlo para que no se escape y descansar en él un rato, pero igual que vino se va y dejándome un sabor agridulce me devuelve al presente, donde con un suspiro continúo pensando en él unos instantes más antes de que se desvanezca por completo.

       De todos elegí ese. Aunque no me guste la lluvia y los zapatos me resbalen, me hace recordar que en los escenarios más grises a veces aparecen los colores más vivos y la claridad más absoluta.   Por eso es mi recuerdo favorito, y  porque después se marcha y puede que no vuelva en mucho tiempo o puede que sí, pero siempre será por sorpresa.

  No podía ser de otra forma.

2 comentarios:

  1. No debe invadirte la tristeza cuando ese recuerdo se va. Tiene que arrancarte una sonrisa invitándote a vivir nuevas experiencias y a crear recuerdos igual de especiales.

    Muy bonito. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Esos recuerdos que te hacen sentir nostalgia y en ocasiones tristeza, pero no por ello tiene que ser negativo, al contrario, yo creo que en ocasiones son necesarios para, de alguna manera, reconfortarse. Me ha gustado mucho! :)

    ResponderEliminar