lunes, 10 de octubre de 2011

Historias de un historia inconclusa (IV)

HISTORIA DE UN PRÍNCIPE (Tercera parte)

Aquí no va a haber batallas entre Bruja Piruja y Princesita, porque recordemos que esto fue en un reino no muy lejano, posiblemente al doblar nuestra calle y las guerras con espadas y dragones causan demasiado ruido.  En esta historia, el príncipe, quien hace las veces de damisela en apuros al haberse tomado una poción que todos creemos mágica, es quién debe tomar una decisión.

¿Qué paso al final? Ahora vamos.

 A todos nos gustan las cosas nuevas, pero cuando ya no son tan nuevas nos cansamos de ellas. No piensen  queridos lectores que Príncipe Azul se cansó de las escobas y los ungüentos. No. Más bien un día descubrió que era Bruja Piruja la que se había cansado de él decidiendo sustituirle por un gigante muy feo pero también mucho más fiero.

                 Cuando Príncipe, que ya empezaba a ser Azul Claro regresó, se dio cuenta de que ya no encontraría a Princesita, pues ésta, tirando su libro de chistes al contenedor más sucio y apestoso del reino, había huido a las más alta torre de la más alta montaña. Mirando al cielo del color del príncipe que tanto quiso, decidió escribir canciones para sosegar el dolor de todos aquellos que como ella, también tienen el corazón roto. Y cada noche, justo antes de dormir, abre un poco la botella de los suspiros, que ya pesaba bastante, y deja a escapar uno, que vuela hasta llegar a acariciar la mejilla de Príncipe, esté donde esté, y le recuerda por qué los chistes ya no le hacen tanta gracia como antes.

 Un buen día, mientras Princesita escribía en su ventana, un sospechoso búho apareció e hizo “CU-CU”. Pero eso ya es otra historia…

O quizá no.


2 comentarios:

  1. Deseando que publiques la quinta parte

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!!:D
    Pues espero que proximamente ^^

    ResponderEliminar