miércoles, 23 de noviembre de 2011

Y tú, ¿Te has enamorado alguna vez?

      -          ¿Te has enamorado alguna vez?
      -          Sí.
-          ¿Y qué tal?
-          La verdad, fue horroroso.
-          ¿Qué me dices?
-          Terrible, espantoso.
-          ¡No!
-          No tenía descanso. Soñaba por la noche y por el día. El corazón se me aceleraba sin previo aviso y a veces hasta se me cortaba la respiración.  Las piernas me temblaban de vez en cuando y tropezaba con cualquier cosa si caminábamos juntos. Se me secaba la boca y no siempre podía pronunciar bien, por no hablar del vómito de palabras o del dolor de cabeza que muchas veces causa, mas de las que me hubiera gustado.
-          ¡Vaya! Es como una enfermedad
-          Lo es, lo es.
-          Entonces creo que yo no voy a  enamorarme nunca. ¡No quiero sufrir tanto!
-          Bueno, en realidad… tampoco está tan mal.
-          Cualquiera lo diría, por lo que me has contado…
-          Tiene sus cosas buenas
-          No creo que compensen…
Suena un móvil
      -          ¿Es él?
-          ¿Cómo lo sabes?
-          ¿Qué le vas a decir?
-          Que no voy, después de lo que me has contado…
-          Pero… tú quieres ir.
-          Me parece que ahora no.
-          ¡No te he contado las cosas buenas!
-          Da igual. Oye, ¿Cómo supiste que era él?
-          Se te escapó una sonrisa al ver su nombre en la pantalla. Esa es una de las cosas buenas que no quieres oír.
-          Está bien, cuéntame las demás.
-          No, no seas cobarde y ve. Averígualas por ti misma.
-          Mira, que como acabe como tú…
-          La verdad, serías afortunada entonces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario