viernes, 16 de diciembre de 2011

Cómo te lo digo...

  ¿Cómo te lo digo…? A ver, esto es difícil. No es algo que se diga todos los días. Pero, si quieres mi opinión. Debería contarse más a menudo. ¡La gente tiene que aprender a ser sincera! Creo que a todos nos iría mejor. Si en realidad, las cosas son muy simples. ¡Ay perdón! Me estoy liando y me voy por los Cerros de Úbeda. Lo siento, es que estoy un poco nerviosa. Esto no me resulta fácil. ¿Te puedo contar un chiste primero? Para romper la tensión y eso… Vale, por tu cara veo que no y que esperas impaciente. El caso es que yo…, tú… tu igual no quieres saberlo. ¡Oh Dios mío! Me estoy dando cuenta de que esto es un grave error. Pero yo estaba muy segura de contártelo. Pensé que en el fondo te haría ilusión. Me moría de ganas por ver tu cara. Aunque quizás no es lo mejor… Si eso me voy y ya hablamos otro día. ¡Pero no de esto! De esto no hablamos más. Y yo diciendo que hay q ser sinceros… ¿Qué? ¿Qué no me vaya y te lo cuente? ¿Qué no te deje así? Está bien. Sabes que a mí esto me cuesta mucho y yo, lo que intentaba decirte desde el principio es que…

Me gustas.

 Mi oso de Peluche me mira y no me responde. Se forma un silencio incómodo y me dice con sus dos ojos negros que espera que mañana contigo me salga mejor.

2 comentarios:

  1. Me encaaanta! En un principio me parecia predecible todo el desarrollo, pero el final es genial!!! me encanta enserio me encanta

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, reconozco q es algo común xD , por eso había q darle un poco de gracia jiji^^
    Muchas gracias!! :DD

    ResponderEliminar